You are hereOperación sen Audiéncia Nacional

Operación sen Audiéncia Nacional


FALANGE Y TRADICIÓN

La operación de la Guardia Civil, las detenciones, los registros, las declaraciones del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, vistos esos elementos parecería que la operación policial de ayer contra ese grupo Falange y Tradición tiene semejanza con otras que suelen ocurrir en el País Vasco. No obstante, es de todo punto distinta.

De entrada, la operación no la ha ordenado la Audiencia Nacional, sino la Audiencia de Pamplona. Y eso es novedad en el País Vasco. En segundo lugar, como exige la presunción de inocencia, la identidad de los detenidos ha sido en gran medida respetada ─ a pesar de que las agencias hayan dado los nombres, sólo han dado las iniciales ─ . En tercer lugar, les imputan delitos de daños y amenazas y está por ver qué consecuencias tendrá eso en las peticiones fiscales. Sin embargo, se pierde la proporcionalidad toda vez que en los registros se han incautado «armas peligrosas» ─ en palabras de los policías ─ y propaganda nazi a los detenidos y, en cambio, en otros casos, se han utilizado elásticos de Segi como prueba de pertenencia a banda terrorista.

Como puede establecerse infinidad de comparaciones, Rubalcaba ha realizado las declaraciones desde Luxemburgo y ha querido expresar que el gobierno actúa contra todo tipo de violencia. No obstante, sus declaraciones reflejan una cierta subestimación respecto de las «actividades» de ese grupo. Pues los ataques de Falange y Tradición no son «algunas pintadas, amenazas y algún explosivo». No han atacado solamente a la izquierda abertzale. Sucedieron en la tierra en que en la guerra del 36 hubo más de 3.000 fusilados y muertos; han insultado a las víctimas de entonces. Han enviado amenazas de muerte de Koldo Pla, que trabaja por la memoria histórica [y es concejal de Nafarroa Bai en Antsoain (Navarra) (n. del t.)] ─también a la txupinera de las fiestas de Bilbao de este año, Sonia Polo─, han escrito panegíricos en la lápida de Lasa y Zabala a su asesino Galindo… En otras latitudes, todo esto sería enaltecimiento del terrorismo.

Rubalcaba no ha aclarado, empero, si atribuyen a los detenidos todos esos ataques. Si cada detenido ha participado en todos los ataques, en la mitad o en dos. En esa inconcreción, ahí sí, nada nuevo bajo el Sol. Sólo un dato: cuando se escribió un mensaje contra ETB en el monte Joar los testigos vieron a 10 personas; ayer, los detenidos eran cinco.

Hay que recordar que desde el año pasado cinco ciudadanos vascos han denunciado públicamente secuestros. Ha pasado un año y Rubalcaba no ha dicho nada. Las denuncias se han interpuesto, pero no tenemos ni una sola noticia de las investigaciones. Difícilmente veamos operaciones semejantes a la de ayer.