You are hereEn defensa da liberdade de expresón

En defensa da liberdade de expresón


XUÍZO A EGUNKARIA

En el Centro Social Fe, en una sala llena, se celebró ayer una nueva sesión del Foro promovido por la revista VIENTO SUR, dedicada esta vez al debate sobre las implicaciones que tiene el juicio a los directivos del diario Egunkaria en un contexto de crecientes ataques a libertades políticas y derechos civiles fundamentales no sólo en el País Vasco sino también a escala estatal.

Intervino en primer lugar Roberto Montoya, ex redactor-jefe de la Sección de Internacional de El Mundo y actual miembro de la redacción de VIENTO SUR. Comenzó denunciando la total ausencia de pruebas que hay detrás de las acusaciones promovidas contra el diario Egunkaria, resaltó el valor enorme que tuvo la apuesta de ese medio en euskera y el éxito que estaba alcanzando en su labor informativa y cultural. Denunció, sobre todo, el doble rasero que practican los gobiernos y el poder judicial, tan duros con determinados sectores y, en cambio, crecientemente tolerantes ante las barbaridades y apologías del racismo y de la xenofobia que hacen muchos medios de la extrema derecha e incluso de la televisión pública, como es el caso de TeleMadrid.

Joana García Grenzner, del periódico Diagonal, recordó la larga historia de ataques a la libertad de expresión que se ha ido sufriendo en el Estado español desde la transición política, especialmente en el País Vasco. El cierre del diario Egin significó un salto cualitativo en esa estrategia de represión de lo que pudiera fomentar la disidencia frente al “consenso”, especialmente en todo lo que pudiera tener que ver con la crítica a la Monarquía o a la “unidad de España” y la solidaridad con la izquierda abertzale. En contraste con ese celo gubernamental y judicial, puso también ejemplos de la creciente impunidad con que actúan las bandas fascistas. También denunció la nueva Ley Audiovisual y concluyó con un llamamiento a sus compañeros y compañeras periodistas para que se nieguen a practicar la autocesura en su trabajo.

Dardo Gómez, secretario de la Federación de Sindicatos de Periodistas, explicó la posición de las organizaciones que representa en defensa del diario Egunkaria, basada no en el acuerdo con las ideas que pudieran difundirse en ese medio sino, simplemente, en considerar que el cierre del mismo fue un gravísimo ataque, sin vuelta atrás, al derecho a la información que tiene la ciudadanía del País Vasco. Reivindicó no sólo la pluralidad de los medios sino también la pluralidad dentro de los propios medios frente a las elites empresariales que los controlan. Como ejemplo de la creciente beligerancia del poder económico que controla la mayoría de los medios en la defensa de sus intereses, se refirió al diario El País y a la política informativa que practica en relación a los gobiernos que en América Latina amenazan los intereses del grupo Prisa y otras multinacionales españolas.

Martxelo Otamendi, ex -director de Egunkaria y encausado en el juicio reabierto ahora, hizo una amplia exposición sobre la historia de ese diario desde sus orígenes a partir de una iniciativa popular en 1990 hasta su cierre, recordando los sucesivos obstáculos de todo tipo (incluido el reto de difundir el primer periódico en euskera en toda Euskal Herria) que fueron sorteando, pero siendo fieles siempre a los 12 principios (independiente, plural, nacional, progresista, laico, riguroso, entre otros) que establecieron desde su fundación. Reconstruyó el contexto –contraofensiva del gobierno de Aznar frente a la ofensiva soberanista de una mayoría social y política vasca- en el que se procedió al cierre del periódico y a su detención –en la cual la actuación policial fue una muestra tanto de su extremado celo acusador como de su ignorancia política- para concluir que, pese a ello, lograron salir victoriosos de la primera fase judicial. La reapertura actual del proceso, derivada de la presión de la Guardia Civil y de una asociación de extrema derecha y pese a la abstención de la fiscalía, supone un nuevo reto en un contexto de mayor acoso a las libertades y a la izquierda abertzale, pero Martxelo confía en salir finalmente victoriosos del embite, aunque para ello insistió en la necesidad de extender la solidaridad no sólo en Euskadi sino también en el resto del Estado. Por eso agradeció mucho la celebración de este acto y los esfuerzos que desarrolla la Plataforma de Apoyo a Egunkaria en Madrid.

Al final del coloquio, miembros de esta Plataforma denunciaron la prohibición por la Delegación del Gobierno en Madrid de la manifestación convocada para este sábado 19 en Sol a las 17:30 horas y expresaron su confianza en que el recurso presentado frente a la misma sea aceptado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en el día de hoy. Recordaron también que existe un Manifiesto de Apoyo promovido por esta Plataforma que se puede consultar y firmar en http://www.nodo50.org/madridegunkaria y anunciaron para enero nuevas iniciativas.